Homeostasis del cuerpo – mente a través de una flora intestinal saludable por medio de alimentos sáttvicos

Muchas veces hemos notado que en un momento emocionalmente fuerte donde hubo mucho enojo, ¿a una persona le puede dar diarrea? O cuando se está triste y melancólico, ¿pierde el apetito? ¿Qué sucede en nuestro cuerpo? ¿Qué sucede en nuestra mente? ¿Qué factores provocan estos desequilibrios físicos? ¿O son sólo desequilibrios mentales que se hacen físicos o pueden ser físicos que se vuelven mentales? ¿Están interrelacionados o no?

Ayurveda desde sus comienzos habla sobre la estrecha relación que hay entre los alimentos que comemos y su energética (guna) y el efecto que produce en la mente y cuerpo según nuestra constitución (vata= aire + éter; pitta= fuego + agua; kapha= tierra + agua). Nos dice que la primera causa física donde comienza una enfermedad es en una mala y pobre digestión. Un buen fuego digestivo, equilibrado, aunado a una dieta específica a nuestro Prakruti (constitución original) nos mantiene fuertes, con un sistema inmune alto y da equilibrio mental.

Por otro lado tenemos que una de las percepciones que el ser humano en Occidente tiene, es esta separación del “Yo” con el mundo exterior; yo vs padres, yo vs hermano, yo vs amigo, yo vs familia, sociedad, naturaleza, nuestro propio cuerpo, etc. Parece como si no existiera una relación intrínseca entre todos los seres que habitan en el Universo y nosotros; como raza humana que cohabita en la tierra y los organismos que viven dentro de este Universo y dentro de nosotros.

De igual manera, así como hacia fuera parece que estamos destinados a vivir separados y ajenos a la verdad última de que todos somos uno (filosofía Vedanta) y que partimos de la misma fuente divina o cósmica, nuestro cuerpo individual también sufre esta separación dentro de ella misma.

Conforme ha avanzado la ciencia y la tecnología, nos hemos ido especializado en Occidente hacia lo más pequeño y minúsculo, olvidándonos que somos una serie compleja de sistemas que se entrelazan y que nos hace únicos.

Ayurveda habla de la teoría del Macrocosmos y Microcosmos, donde se nos explica que la relación que hay y lo que sucede en el Universo (Macrocosmos), es la misma que sucede en nuestro cuerpo  (como Microcosmos) y viceversa; lo que sucede en nuestro cuerpo como Microcosmos es un espejo de lo que sucede en el Macrocosmos (Universo). Somos seres interdependientes. Los que sucede alrededor de nosotros nos afecta, así como nuestras elecciones y pensamientos afectan lo que sucede a nuestro alrededor.

Ayurveda es una ciencia ancestral, originaria de la India, que busca el mantenimiento y salud del ser humano, así como una relación positiva y adecuada entre nosotros mismos, sociedad/ comunidad y nuestro medio ambiente. Por lo que Ayurveda no separa, no segrega, no divide, por el contrario, une todos los puntos: cuerpo, mente, alimentos, emociones y relación con nuestro entorno. En este sentido entonces encontramos que todo lo que nosotros hacemos, comemos, realizamos, etc tendrá un efecto directo en nuestro cuerpo físico y en nuestra mente. Y nuestros sistema digestivo no es una excepción, por el contrario. Actualmente se ha comenzado a mostrar cada vez más una relación íntima entre lo que comemos y cómo lo digerimos vs nuestro estado mental y salud.

Ayurveda nos dice que todo está conectado.

Ayurveda reconoce el cuerpo humano como un templo a través del cuál podemos manifestar nuestros más altos pensamientos y lograr alcanzar nuestra misión en la vida. La comida es el alimento y medicina para el cuerpo, son fuente de energía y salud para este templo. Por lo cuál, una dieta adecuada a nuestra constitución, alimentos ricos en nutrientes, frescos y llenos de Prana (energía vital que transporta y mantiene la vida), ayuda a mantener la homeostasis y larga vida del cuerpo. Los alimentos no sólo ayudan y construyen el cuerpo físico, sino que también le dan soporte y estructura a la parte mental y emocional.

Ya hace tiempo se hablaba que el estómago era como un segundo cerebro en el cuerpo.[1] Como mencionamos anteriormente, la relación entre ansiedad vs causa de diarrea y náusea, o los cambios en el apetito que genera la depresión. En Occidente se decía que era el cerebro el que afectaba al sistema digestivo y no al revés. Hoy en día, se está mostrando que lo que sucede en el TGI (Tracto Gastrointestinal) influye en el estado de ánimo y bienestar del ser humano, ayudando a la homeostasis y salud en el cuerpo y mente. Hay un sin número de canales o caminos que unen el TGI y el cerebro, incluyendo mecanismos neurales e inmunes. No está separado, está interconectado.

Estudios muestran que el estómago contiene el 95% de serotonina (más alto que en el cerebro o sistema nervioso). La serotonina es un neurotransmisor que contribuye a regular el apetito, el humor y sueño de la persona, además de darnos un sentimiento de bienestar y felicidad. La serotonina regula el movimiento del TGI y una digestión adecuada, nos ayuda a mantener el sentimiento de satisfacción, regula la ansiedad y otros trastornos psicológicos.

Recientemente, nuevos estudios han comenzado a realizarse sobre la microbiota que se encuentra en el TGI y su relación con la salud. Si mencionamos que el estómago es un centro muy importante con terminaciones nerviosas y serotonina, podemos entonces decir que la flora intestinal además de afectar la digestión, de alguna manera puede afectar la mente.

“La relación compleja e íntima relación entre los seres humanos y sus comunidades microbianas intestinales es cada vez menos oscuro, debido en parte a proyectos de secuenciación del genoma microbial a gran escala y resultados de la cultura independiente de la composición y el contenido de genes de estas comunidades…… Estos avances prometen profundizar nuestra comprensión de las relaciones huésped-microbiota intestinal humana y son fácilmente aplicables a otras comunidades microbianas asociadas y libre.”[1].

Un estudio realizado por John Cryan en la Universidad de Cork, en Irlanda, mostró en un experimento que ratones a los que se les dio Lactobacillus rhamnosus (JB-1), tuvieron una baja en sus niveles de estrés hormonal y de ansiedad comparado con los ratones que no se les dio esta bacteria.[2] El estudio de las bacterias y microorganismos del TGI, cada vez tienen mayor auge dentro de la biomedicina. Se ha encontrado que los cambios de la biodiversidad de estos microorganismos tienen un rol muy importante en la inmunidad, digestión y metabolismo, además de afectar nuestro estado de ánimo.

El Psiquiatra Jogn Greenblatt sugiere que estos microorganismos pueden afectar de manera tan drástica a personas con problemas severos como desórdenes obsesivo-compulsivo. Él ha comenzado a ver cambios en sus pacientes agregando probióticos (que estimulan el crecimiento adecuado de estos microorganismos) y mejorando la dieta en sus pacientes. “Pero ahora, un entendimiento de los trillones de microbios que viven en nuestros intestinos, revelan que el proceso de comunicación es como de una autopista de varios carriles y no una carretera de un solo sentido. Al mostrarnos que el cambio de bacteria en los intestinos puede cambiar la conducta, esta nueva investigación puede transformar la forma que entendemos – y tratamos – diferentes enfermedades mentales”.

El cuerpo humano cuenta con 10 (14) de bacterias, el porcentaje y tipo de estas bacterias en el TGI, dependen de los genes y genomas dominantes de cada persona, además del contacto a las mismas durante los primeros 3 años de vida. Esta microbiota, dependiendo del tipo y cantidad, regula el sistema inmune, la función cerebral, desequilibrios metabólicos, etc. Estas bacterias, al igual que todos los seres vivos del Universo, se alimentan con Prana y alimentos con altos nutrientes, y son afectados por el estrés, ansiedad, uso excesivo de aparatos electrónicos y medio ambiente contaminado. Todo esto disminuye una flora intestinal saludable. Mientras que alimentos naturales, impresiones y emociones y relaciones naturales y equilibrados, los mantienen sanos, controlan y estabilizan la mente, ayudándonos a tener una conciencia más profunda.

Encontramos entonces que, Ayurveda y los estudios que se están realizando sobre biomedicina relacionada con la flora intestinal y la mente, está más cercana. Ayurveda tiene más de 5000 años buscando que la mente esté calmada y libre de disturbios, para poder realizar cambios profundos en nuestro ser y alcanzar/ completar nuestro dharma (menta) en esta vida. Por lo que si hemos hablado de que para Ayurveda todo está conectado, entonces la mente, emociones, digestión y flora intestinal se unen para generar un ambiente estable y completo en el cuerpo. Algo que ahora se está investigando en Occidente. Finalmente, nada está separado, todo está conectado: la parte física con la mental y vice versa.

Si además de conectar los puntos anteriores, nos abrimos a la idea de que los alimentos tienen una energética particular (guna) según Ayurveda, y que esta energética también afecta nuestra mente, entonces tenemos un entretejido mucho más complejo pero al mismo tiempo más completo. Como mencionamos al principio, la flora intestinal se alimenta de sustancias y comida viva, con Prana o energía vital, a estos alimentos en Ayurveda se les llama alimentos sáttvicos (uno de los 3 gunas). Para entender un poco mejor lo anterior, mencionemos rápidamente los gunas (energética que contienen los alimentos). Ayurveda habla de 3 gunas que son Sattva, Rajas y Tamas. Su descripción es la siguiente:

Sattva: energética que produce un estado de armonía, felicidad, equilibrio y consciencia. Alimentos frescos como vegetales, legumbres, granos enteros y fruta.

Rajas: energética de movimiento y acción, produce cambios y genera apegos a resultados de acuerdo a metas individualizadas. Alimentos frescos o secos, principalmente picantes o fermentados, ácidos.

Tamas: energética de inercia, materia y no actividad. Es estática y se manifiesta como ignorancia, pasividad y falta de espiritualidad. Alimentos que no son frescos como enlatados, procesados, recalentados y la mayoría de carne animal.

Si hiciéramos un experimento para entender un poco mejor esta definición de gunas y alimentos llenos de Prana, podríamos hacer un pequeño experimento: dejar sobre la mesa de nuestra cocina un pedazo de pan blanco de caja (procesado) y un pan hecho en casa o artesanal, con granos frescos. ¿Cuánto tiempo pasará en descomponerse o comenzar a ver bacterias en el pan de caja a diferencia del pan hecho de manera artesanal?

Si los alimentos que consumimos son procesados y agregados con ingredientes para que duren mucho más en la alacena, ¿Cuánto tiempo durará antes de que la microbiota lo digieran dentro de nosotros? Y ¿Cuánto tardaría en procesar un pan artesanal sin aditivos?

Esa misma bacteria que está en el exterior y que digiere (come) de manera rápida un pan artesanal, pero que el pan de caja no comerá con la misma rapidez y facilidad, también está en nuestro interior; y es la flora intestinal que nos ayuda a digerir los alimentos y según estudios recientes, mantener una mente estable.

Regresamos a nuestra primera afirmación que dice Ayurveda sobre el Macrocosmos y el Microcosmos: conexión. Si se tarda 3 semanas en descomponerse un pan de caja blanco y 2 o 3 días el artesanal, ya nos dice mucho de qué es lo que mantiene y gusta a los misma bacteria que tenemos en nuestro cuerpo. Por lo que podemos afirmar que las bacterias y microorganismos fuera y dentro de nuestro cuerpo se alimentan principalmente de alimentos sáttvicos, con Prana, alimentos que son naturales, libres de aditivos, sobre cocinados o enlatados. Estos alimentos sáttvicos, ayudarán a general una flora intestinal saludable, por ende mejorando nuestra digestión, mente y emociones. El pan de caja procesado, podríamos ubicarlo como alimento sin Prana o tamásico y el pan artesanal como alimento con Prana y sáttvico.

“Si logras controlar lo que entra y sale de tu boca, ya has logrado controlar buena parte de tu consciencia”

Sri Dharma Mittra

¿Cómo podemos mejorar nuestra digestión y ayudar a que la microbiota sea completa y saludable, ayudándonos a estabilizar nuestra mente y proporcionarnos con salud?

Un tip para tener una flora intestinal sana que ha dado John Diullard, académico y médico Ayurveda reconocido internacionalmente, es haciendo una mezcla de alimentos de la siguiente manera:

50% vegetales + 25% de proteína (preferentemente de origen vegetal) + una pequeña parte de alimento fermentado: queso fresco, encurtidos, kombucha, etc.

Él comenta que las grasas y la fibra es lo que más le gusta a la microbiota, por lo que alimentarnos con nueces, aguacate, aceite de coco o aceite de oliva al natural, sin calentar y ghee, etc, son buenas fuentes para mejorar tener una flora intestinal saludable.

Este nuevo acercamiento Occidental sobre la importancia de la flora intestinal y su relación con la mente (disturbios mentales, gustos personales, tendencias matemáticas o artísticas, etc) cada vez tiene más auge y se han comenzado a hacerse numerosos estudios. “La comunidad microbiana del intestino humano – la microbiota entérica – desempeña un papel fundamental en las funciones que mantienen la salud y es un elemento positivo en las defensas del huésped. En los últimos años, nuestro entendimiento de este llamado “superorganismo” humano ha avanzado, siguiendo la caracterización de los metagenomes fecales que identificaban enterotipos bacterianos tres centrales, y basado en la investigación clínica sobre el impacto y las consecuencias de la biodiversidad y el cambio en la microbiota en trastornos  gastrointestinales y enfermedades”[1].

¿Qué pasos a seguir habría que hacer según la filosofía y conocimiento Ayurveda, para mantener un equilibrio físico y mental?

Como primer paso, tendríamos que ver el cuerpo humano como un ser completo, con cada pieza que lo conforma y con todo lo que convive en nuestro interior y la relación homeostática de la misma. Estos son los puntos más importantes que habría que tomar en cuenta para mantener este equilibrio entre cuerpo y mente:

  1. Ser conscientes de que todo está conectado. Nuestra salud y nuestro cuerpo con lo que comemos, los alimentos que seleccionamos, nuestro estado mental y cómo nos relacionamos con los eventos externos.
  2. Siempre agradecer y bendecir los alimentos que vamos a comer, pues de esta manera estamos decretando que nuestro cuerpo es nuestro templo y lo que comemos es el sustento y medicina para él. Estamos afirmando esta relación o unión que hay del Universo (Macrocosmos) al consumir los alimentos con nosotros (Microcosmos). Dar gracias siempre eleva la energética de los alimentos.
  3. Realizar una dieta de acuerdo a nuestra constitución Ayurvédica. Ya que todos tenemos una combinación única de elementos y una digestión más fuerte o más delicada, por lo que ciertos alimentos nos beneficiarán más y serán más fáciles de digerir.
  4. Seleccionar siempre alimentos llenos de Prana: frescos, cocinados al momento, no enlatados ni recalentados. Alimentos que alimentan la flora del TGI, generando una microbiota sana y ayudando a mantener el bienestar y equilibrio cuerpo-mente.
  5. Seleccionando alimentos sáttvicos (puros y vivos), no procesados ni refinados como frutas, verduras, granos enteros y legumbres que generan claridad mental, limpian nuestro cuerpo y mente de impurezas físicas y mentales.
  6. Revisar siempre las etiquetas de los alimentos que compramos, que tenga de 4-5 ingredientes y que los conozcamos (¡digamos que podamos pronunciar los ingredientes y que podamos reconocer estos ingredientes!). Que sean productos que tengan caducidad de 3-4 días y no de meses.

Recordemos, somos seres que interactúan en una comunidad, un país, un planeta y un Universo. Esta misma interacción la vivimos hacia dentro. Hay que trabajar como seres completos, no separados ni divididos.

Todo importa

 Importa lo que comemos, lo que pensamos y lo que hacemos con nosotros, dentro de nosotros y hacia fuera de nosotros. Mantener una homeostasis en nuestro TGI puede ayudarnos a mantener un equilibrio en nuestra salud y mente. Mantener una mente equilibrada nos ayudará a seleccionar alimentos adecuados de acuerdo a nuestra constitución, además de comer alimentos sáttvicos que beneficien el equilibrio de una flora intestinal sana. Esto a su vez,  se reflejará en una mejor salud mental y emocional.

 

BIBLIOGRAFÍA

Dr. L.P. Gupta, “Essentials of Ayurveda”, Chaukhamba Sankrit Pratisthan, Dehli, 2001

Dr. David Frawley, “Ayurveda and the Mind: the healing of consciouness”, Motilas Banarsidass Publishers, Dehli, 2006

Tórtora y Grabowski, “Principios de Anatomía y Fisiología”, Oxford University Press, 9ª edición, 2002

Anama Yoga, “The Living Yoga Inmmersion”,  México, 2012

Internet:

Everyday Ayurveda, “Ayurveda inspires Mindful eating”, http://www.everydayayurveda.org/live/ayurvedic-nutrition-ancient-recipe-happiness

The National Center for Biotechnology Information, “Hot topics in gut microbiota, Octubre 2013, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4040776/

The National Center for Biotechnology Information, “Gut microbiota and gastrointestinal health”, enero 2013, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23279728

The National Center for Biotechnology Information, “Beyond phylotyping: undestanding the impact of gut microbiota on host biology”, Mayo 2013, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23594242

The National Center for Biotechnology Information, “Ingestion of Lactobacillus strain regulates emotional behavior and central GABA receptor expression in a mouse via the vagus nerve”, Agosto 2011,  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3179073/

The Verge, “Gut feelings: the future of psychiatry may be inside your stomach”, Agosto 2013,  http://www.theverge.com/2013/8/21/4595712/gut-feelings-the-future-of-psychiatry-may-be-inside-your-stomach

John Douillard, “Perfecting Digestion”, web talk, marzo 2014, www.floracopedia.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s